CLARIDAD PARA TU JINETE (LIDERAR EL CAMBIO PART. II)

A raíz de mi anterior post, en el que os explicaba la metáfora del jinete y el elefante como símbolo del binomio Razón vs. Emoción,  he recibido varios comentarios en los que los lectores me preguntáis… “¿Y cómo lo hago?”

“¿Cómo consigo poner de acuerdo jinete y elefante para lograr el cambio deseado?”

En este artículo vamos a centrarnos en tu jinete, es decir, en tu Razón. Recuerda que el jinete representa aquella parte más cerebral de ti, la encargada de planificar, razonar, analizar, establecer objetivos…

Para conseguir el cambio deseado, pongamos por ejemplo algo común entre muchas personas, como adelgazar o dejar de fumar, el primer paso de todos es clarificar tu objetivo.

Es esencial que definas de forma muy concreta tu objetivo: ¿Qué cambio concreto quieres conseguir? ¿Dónde quieres llegar exactamente?

Volviendo al objetivo de perder peso, no bastaría con proponerte simplemente “adelgazar” porque… ¿Qué es estar delgada para ti? ¿Es lo mimo perder 3kgs que 30kg? ¿Cuánto quieres perder tú exactamente?

Cuando hablo de claridad me refiero a esto exactamente. Tengo muchos clientes que acuden a mí para hacer Coaching Personal con el objetivo de “Sentirme más Feliz”…

¿Creéis que este es un objetivo claro y bien definido? Para mí la felicidad puede ser tomarme una taza de té con una amiga mientras mantenemos una agradable conversación; mientras que quizá para otra persona “ser feliz” se traduce en encontrar pareja, obtener una promoción laboral, quedarse embarazada, adelgazar…

Sin un objetivo bien concreto, sólo conseguirás frustración y decepción.

Por eso es esencial que te plantees preguntas poderosas que te permitan esclarecer tus verdaderos deseos. En Coaching Personal, es el Coach quien expone esas preguntas que hasta ahora jamás te habías cuestionado; gracias a las cuales te situarás en nuevos escenarios, perspectivas distintas que pueden abrirte las puertas a soluciones alternativas que jamás antes se te habían pasado por la cabeza.

 

Una vez tengas tu objetivo bien definido, el segundo paso para ayudar a tu jinete es definir un plan de acción.

Deberás plantearte muy bien “¿Qué tengo que hacer para conseguir mi objetivo?”

Volviendo a mis clientes, son muchos quienes me afirman con una gran convicción que quieren perder peso y realmente están convencidos de ello; pero no tienen ninguna estrategia para lograrlo. No basta con decirse a uno “quiero adelgazar 10kg” y seguir sentado en el sofá de casa mirando series y picoteando lo que te dé la gana!

Si preparas un plan de acción te facilitará saber qué lista de tareas son necesarias para conseguir tu objetivo; además podrás organizar tu día a día y hacer encajar estas nuevas acciones en tu apretada agenda, sin más excusas.

No olvides ponerte fechas límite, plazos máximos a partir de los cuales vas a empezar a hacer cada una de tus tareas; así como fechas de revisión para comprobar que tu plan está dando resultados positivos. Recuerda, es tan importante el “¿Qué hago? y el ¿Cómo lo hago?” como el “¿Cuándo lo hago?”.

Finalmente, no obvies tu entorno. Pregúntate “¿Qué recursos tengo?” que pueden ayudarme a liderar el cambio. También deberás cuestionarte “¿Qué recursos necesito que no tengo?”, ayudas que puedes buscar fuera, en otras personas o en distintos entornos.

Seguramente estarás pensando que en la práctica esto que explicado así parece muy fácil, se convierte en una tarea mucho más compleja… Tienes razón, y es por ello que muchas personas buscan la ayuda de un Coach que les facilite este proceso.

Preparado el jinete, es hora de poner el foco en el elefante para liderar el cambio. Recuerda que si jinete y elefante no van en la misma dirección, no conseguirás cambios ni resultados.

Pero esto te lo cuento la semana que viene en mi próximo post; creo que esta semana ya tienes suficiente trabajo con empezar a guiar a tu jinete 😉

Anna Llebaria

No Comments

Leave a reply

tres × 3 =