EL SEXO IMPORTA

Hace un par de semanas os prometí que os daría las claves para que podáis conseguir una relación de amor duradera. Así que, como lo prometido es deuda, en el post de hoy te dejo la primera de las claves para que vayas practicando.

Antes de nada, recuerda la importancia de haber integrado primero los dos principios básicos que te comentaba en mi post Cómo conseguir una relación de amor duradera. Te animo a que revises bien estos dos principios que tienes con todo detalle en el mencionado post, y que te resumo aquí: 1) no pretendas controlar tu vida ni la de los demás y 2) cambia el concepto que tienes del amor como un sentimiento por un acto. Sólo cuando los hayas integrado bien estos dos principios, serás capaz de empezar a aplicar las claves que empiezo a explicarte a continuación.

Estas claves no son más que acciones concretas que, juntas, conforman el ACTO DE AMAR al que me refiero constantemente en mis artículos. Me he basado en las pautas definidas por la Dra. Helen Fisher, quien ha estudiado el amor desde un punto de vista científico durante más de 30 años, por lo que tienen base científica.

En aras de hacer este artículo más fácil de leer y no convertirlo en un post eterno, hoy te cuento solamente la primera de las claves para mantener una relación de amor duradera. Se trata de una de las acciones más necesarias y básicas para que las relaciones de pareja duren: EL SEXO.

 

PRACTICA SEXO Y MANTEN EL CONTACTO FÍSICO CON TU PAREJA

 

 

El sexo es importantísimo en una relación de pareja, ya que es la forma más simbólica e íntima de expresar vuestros sentimientos, la expresión máxima de vuestro romance, la forma en la que materializáis el amor que tenéis el uno por el otro.

La conexión que se establece durante el acto sexual es única, y entran en juego no solamente el placer físico, si no también el placer mental y emocional.

Durante el acto sexual, además, se librean dos tipos de hormonas, la oxitocina, también llamada la hormona del amor, relacionada con la creación de los vínculos afectivos entre las personas, así como las endorfinas, las hormonas de la felicidad y del bienestar.

Estas mismas hormonas son las que se liberan cuando nos tocamos y estamos cerca de nuestra pareja. Por eso, los expertos le dan tanta importancia al contacto físico con nuestra pareja.

Daros mimos, caricias, caminad por la calle cogidos de la mano, daros muestras de amor aunque sea en público: son formas de lograr este contacto físico y de mantener la llama del amor siempre encendida.

 

LO QUE SE INTERPONE ENTRE VOSOTROS Y EL SEXO

 

 

La falta de tiempo no siempre es una excusa, es una realidad para muchas parejas. Agendas llenas, largas jornadas de trabajo, cansancio acumulado, el cuidado de los hijos, responsabilidades dentro y fuera de la casa… Suelen ser algunos de los obstáculos que se interponen entre las parejas y la práctica del sexo.

Mi consejo es que, de la misma forma que consigues sacar tiempo para responder a los correos de los clientes, para cumplir con tu trabajo y responder frente a tu jefe, o para cumplir con los cuidados de tus hijos, debes tratar de sacar ese mismo tiempo para responder frente a tu pareja.

Ni tú, ni tu pareja, os merecéis menos atención ni menos tiempo del que das tus hijos o a tu empresa.

Organízate la agenda (si hace falta añade “sexo” en tu planning de la semana); monta un fin de semana fuera en el que podáis marchar solos con tu pareja; pide a alguien que haga de canguro de los hijos por una noche… en definitiva, buscad el tiempo necesario para regar vuestra relación y no dejéis el sexo en el olvido.

A menudo me encuentro con otros casos en los que la falta de tiempo o el cansancio no son las únicas barreras para mantener relaciones sexuales con la pareja. Hay muchos casos en los que la rutina es la culpable y el propio estilo de vida y los hábitos diarios de la pareja, hacen que las ganas de practicar sexo no aparezcan… ¿Qué hacemos con ello?

 

 

Como te vengo insistiendo por activa y por pasiva, el amor no es un sentimiento, es un acto: las cosas no aparecerán porque sí ¡¡hay que currárselas!! ¡Y también el sexo! No siempre vas a estar on fire listo y con ganas de practicar sexo (o quizá tú sí, pero no lo esté tu pareja…).

Por eso, es esencial que te lo curres, que hagas por encender esa llama y no esperes a que las ganas simplemente aparezcan.

Haz cosas por encender la chispa, tanto tú como tu pareja ¡necesitáis motivaros! Prepara una cena romántica, cómprate un conjunto de ropa interior sexy, enciende velas y apaga la tele, pon música que caldee el ambiente…

Hay muchas formas de entrar en el juego, lo que está claro es que sentado en el sofá en pijama y mirando Netflix ¡no se despertará la libido!!

Precisamente, una de las mejores fórmulas para empezar a entrar en el juego con tu pareja es mediante el contacto físico. Acércate a tu pareja, bésala, tócala, mírala a los ojos, regálale un masaje… En definitiva, deja ir tu imaginación y no dejes que las excusas y la rutina te impidan cumplir con esta primera clave que te dejo esta semana.

 

Empieza a ponerlo en práctica y ¡ya me contarás qué tal te funciona! 😉

 

¡SUSCRÍBETE!

Anna Llebaria

No Comments

Leave a reply

4 × cuatro =