HAS TRIUNFADO

Hace poco, un amigo me anunció que había recibido una oferta de trabajo de una prestigiosa empresa y que la había aceptado. Mi primera pregunta fue ¿eres feliz? ¿es lo que tú quieres?

Y nunca deja de sorprenderme que, en estos casos, el resto de gente a mi alrededor se apresura a dar la enhorabuena, sin antes saber ni siquiera cuáles serán sus condiciones de trabajo, a qué tendrá que renunciar en aras a ocupar ese puesto de trabajo, o si su calidad de vida se verá mermada o no…

Tengo la sensación de que en general, las personas sólo se dejan deslumbrar por un nombre, por una marca, y dan por supuesto que esa persona ha triunfado.

 

 

En mi post Las Claves del Éxito, ya te avancé qué es para mí el éxito. En mi opinión, el éxito no es lo que te venden en las pelis, ni en los anuncios, ni tu propio entorno. Para mí, el éxito es que te sientas a gusto y feliz con tu propia vida y que sientas que estás haciendo lo que tú decides en cada momento.

¿Por qué nos empeñamos tanto en medir el éxito y los triunfos de cada cual, por los roles dentro de una empresa, por el nombre de la misma, por la cantidad de nuestro salario, o por la cantidad de premios o títulos acumulados?

¿Acaso no merecen igual o todavía más aprecio los valores de las personas frente a todo lo demás?

En mi caso, admiro y respeto mucho más a las personas por su calidad humana, por su bondad, por su honestidad, que por su puesto en una empresa o por su salario.

Me da igual que trabaje en la prestigiosa empresa multinacional de turno o en el chiringuito del pueblo que conocen sus cuatro habitantes; lo que me importa es que sea buena persona y, para mí será exitosa si está haciendo lo que le hace sentirse plena y realizada, y si está cumpliendo sus objetivos (tanto personales como profesionales).

 

 

Has triunfado si para ti el éxito es formar parte de una gran compañía y estás dispuesto a dedicar todo tu tiempo a tu trabajo para viajar, promocionar y forjarte una impecable carrera profesional y, de forma consciente y voluntaria, renuncias a pasar todo el tiempo que desearías con tu familia, amigos u ocio.

Has triunfado si para ti el éxito es hallar el equilibrio entre vida personal y profesional y, consecuentemente, decides renunciar a un mayor sueldo o cargo de mayor responsabilidad en aras a poder dedicar más tiempo a tu familia y a ti mismo.

En ambos casos has triunfado, porque tú has elegido y has sido consecuente con tu elección. Has asumido que, al elegir, debes renunciar.

Recuerda que cada uno tiene su propio concepto de éxito, por lo que deberás valorar tu propio éxito de acuerdo con tus valores y tus objetivos en la vida.

Me sorprendió una vez una persona que tildó de “vividor” a un amigo simplemente porque no compartía su concepto de trabajo, ya que él había decidido dedicar las mismas horas a trabajar que a su tiempo libre. Ella, en cambio, pasaba más de doce horas en el trabajo y apenas tenía tiempo de ver a su familia.

 

A veces criticamos a los demás simplemente porque no piensan como nosotros… no olvides que hay tantas formas de vivir y de entender la vida y el éxito como personas hay en el mundo.

Y tú ¿has triunfado?

Anna Llebaria

No Comments

Leave a reply

5 + quince =