¿POR QUÉ NOS CUESTA TANTO CAMBIAR?

Te has planteado alguna vez, ¿por qué nos cuesta tanto el cambio?

Cuántas veces te has dicho a ti mismo “voy a ponerme a dieta” y no eres capaz de aguantar ni una semana con la dieta… Lo mismo sucede con empezar un nuevo hobby, aprender inglés, emprender ese negocio, levantarte a las 6 de la mañana, cumplir con una rutina de actividad física, etc.

Son muchos los cambios que nos planteamos, pero a la hora de la verdad, nos cuestan tantísimo, que acabamos por tirar la toalla.

Y, ¿eso por qué?, ¿cuáles son los factores que paralizan el cambio?

 

APEGO AL PASADO

El apego a las conductas del pasado es uno de los motivos por los cuales nos cuenta tanto el cambio. Nos aferramos a antiguos hábitos o conductas que, aunque sean autodestructivas o no nos satisfagan, las seguimos manteniendo durante tiempo incluso años, ¡simplemente porque es lo que conocemos!

Estamos más cómodos dentro de nuestra zona de confort, sabiendo que lo tenemos todo controlado, aunque no nos agrade lo que vemos. En este aspecto somos un tanto “masocas” y preferimos “malo conocido que bueno por conocer…”.

 

 

MIEDO AL FUTURO

Si tú cambias, tu entorno también cambiará, por lo que el miedo a lo que pueda suceder nos mantiene bloqueados al cambio.

El futuro es incierto, y esa incertidumbre no nos gusta. De hecho, nuestro cerebro busca constantemente la seguridad, y aunque tu vida no sea satisfactoria, prefiere mantener conductas seguras, aunque sean negativas, que arriesgarse a encontrar nuevas formas más satisfactorias de vivir, pero que desconoce.

Lo desconocido puede ser que traiga consigo nuevas consecuencias. Si son consecuencias mejores, habremos triunfado, pero ¿y si son peores de las que estamos sufriendo con la situación actual? “Mejor no corras el riesgo” responde tu cerebro…

 

MIEDO AL FRACASO

Con el cambio, nos jugamos el fracasar… Por lo tanto, no es sólo el miedo a la incertidumbre lo que nos paraliza, si no que también nos paraliza el miedo al fracaso.

 

 

Todos tenemos el miedo a esforzarnos en cuerpo y alma y que no sirva para nada. Que todo el esfuerzo, todo el tiempo, el sacrificio, la energía que hemos destinado, sea en vano… Nos horroriza sólo el pensar en la sensación de frustración que sentiremos si nuestro plan no funciona después de todo.

Porque, si te aseguraran que con esfuerzo conseguirás tu objetivo, ¿acaso no te esforzarías al máximo?¿Acaso no habrías cambiado ya?¿Acaso hubieras tirado la toalla?… El problema es que nadie nos asegura que vayamos a conseguirlo y la mera posibilidad de no lograrlo, por pequeña que sea, nos paraliza. Preferimos tirar la toalla antes de experimentar el fracaso y la frustración de ver nuestros propósitos truncados.

Date cuenta de que en todos estos factores que bloquean el cambio, tu mente está apostando por la SEGURIDAD y por la COMODIDAD, lejos de apostar por la mejora, porque ello supondría tener que arriesgarse y salir de la zona de confort.

Igualmente, observa cómo estos factores que paralizan el cambio implican pensamientos y conductas cuyo foco está puesto en el PASADO y en el FUTURO: hábitos del pasado, comportamientos antiguos, posibles consecuencias negativas futuras, incertidumbre acerca de qué pasará…

 

 

Nos estamos olvidando de centrarnos en el momento PRESENTE. Por eso pregúntate ¿qué conductas voy a adoptar hoy para empezar a vivir una vida plena y feliz?

Igualmente, el cambio exige RESPONSABILIDAD, ESFUERZO y MOTIVACIÓN. Responsabilidad, ya que debes hacerte responsable de ti mismo, de tu vida, y comprometerte contigo y tus propósitos al cien por cien. Esfuerzo, porque deberás salir de tu zona de confort y no es fácil introducir nuevos hábitos y convencer a tu cerebro de que tome riesgos. Motivación, dado que, sin la misma, podrías tirar la toalla a mitad de camino.

Si quieres saber más acerca de cómo puedes empezar a liderar el cambio en tu vida, te propongo que recuerdes la metáfora del “Jinete y el Elefante”así como los consejos que encontrarás detallados en mis post:TE PROMETO QUE VOY A CAMBIAR (LIDERAR EL CAMBIO PART.I, “CLARIDAD PARA TU JINETE (LIDERAR EL CAMBIO PART.II), y “MOTIVACIÓN PARA TU ELEFANTE (LIDERAR EL CAMBIO PART.III).

¡SUSCRÍBETE!

Anna Llebaria

No Comments

Leave a reply

8 − dos =