VAS A DAR LAS GRACIAS A TU EX

Si acabas de sufrir una ruptura recientemente y aún estás en la fase de sufrimiento absoluto, puede ser que me odies por esto que vas a leer. Pero te aseguro que, en un tiempo no muy lejano, vas a comprender muy bien mis palabras y me darás la razón. Si no es así, me llamas y hablamos.

Tu ex te ha dejado hecho polvo, estás destrozado, dolido y perdido. Bien, es normal.  ¿Cómo vas estar? ¿Acaso no te quieres a esa persona? Entonces es lógico que estés jodido…. Premisa 1: amo a mi pareja y me siento feliz junto a ella; Premisa 2: mi pareja me abandona; Conclusión: mi felicidad se ve alterada, estoy triste, ¡obvio!

 

Te habías generado unas expectativas de futuro con esa persona, habías imaginado tu vida a su lado… os habíais visualizado conviviendo bajo el mismo techo, seguramente comprando la casa de vuestros sueños, haciendo los viajes de los que siempre hablabais, incluso probablemente formando una preciosa familia juntos…

Cuando superes la fase de negación, aceptes la realidad (tranquilo, tómate tu tiempo, no será de hoy para mañana…), y empieces a ver las cosas con claridad, entonces entenderás de qué te estoy hablando. Acuérdate bien de esto:

VAS A DAR LAS GRACIAS A TU EX POR HABERTE DEJADO

 

 

Gracias a tu ex, vas a replantearte tu vida. Vas a empezar a analizar qué quieres en realidad, quién eres, cuál es tu objetivo en la vida.

Gracias a tu ex, te darás cuenta de que te habías acomodado, que estabas en tu zona de confort y habías dejado de hacer todo aquello que antes tanto te gustaba.

Gracias a tu ex, tendrás todo ese tiempo libre para dedicarte a ti y a desarrollarte a ti como persona.

Gracias a tu ex, empezarás a construir la mejor versión de ti mismo.

 

Como consecuencia del sufrimiento inherente a esta ruptura, desarrollarás tu inteligencia emocional, lo que implicará que aprenderás a reconocer tus emociones y a gestionarlas mucho mejor de lo que hasta ahora habías hecho.

Vas a apuntarte a cursos de cocina, salsa, o pádel. Aprenderás que tienes habilidades que desconocías y disfrutarás de nuevos hobbies.

 

 

Te darás cuenta de que habías abandonado demasiado tu cuerpo, que habías echado unos kilitos de más, así que vas a dedicar más tiempo a cuidarte y a hacer deporte, por lo que volverás a estar en plena forma.

Volverás a llamar a tus amigos. Ellos, obviamente, te perdonarán por haber estado tan ausente en los últimos tiempos; al fin y al cabo, estabas tan locamente enamorado, que perdiste la cabeza (o quizá fuera tu ex quien te la comiera). Y será así como retomarás tu vida social, volverás a salir, a viajar con ellos y a hacer vuestras locuras de siempre.

 

¡Recuperar la soltería tiene su punto! ¡Qué sensación tan agradable la de libertad e independencia! Te sientes completamente empoderado, no tienes que dar explicaciones a nadie y encima no paras de conocer a gente nueva súper interesante…

Después de algún que otro viaje, de varias noches en vela, después de varias copas, bailes, algún que otro llanto rezagado y de aventuras varias… te das cuenta de que estás volviendo a sonreír y a disfrutar de la vida y, lo más importante, de que ya no piensas en tu ex.

Ahora eres un hombre nuevo/mujer nueva, con grandes historias interesantísimas que contar y con un desarrollo personal enorme.

 

 

Si no hubiese sido por todo el sufrimiento que tu ex provocó, no hubieses vivido todo lo que has vivido, no estarías donde estás. Terminado el odio y el resentimiento, ahora sólo puedes recordarle con ternura y gratitud.

Con esta estabilidad y paz interior de la que gozas ahora, sientes que ya has pasado página y vuelves a estar preparado para un nuevo compromiso, para dejar entrar en tu vida a una nueva persona que, ahora sí, será tu amor verdadero, la definitiva.

 

Y de repente un día te enamoras de nuevo, ¡subidón! Que si una cena por aquí, un cine por allá, y tu cabecita ya empieza a crear sus correspondientes expectativas de futuro. Te visualizas de nuevo formando esa preciosa familia, viviendo en esa casita de ensueño, haciendo esos viajes…

 

 

El resto de la historia ya la conoces.

Una y otra vez.

Porque la vida es esto.

La vida es cambio, es evolución, es amor.

Fin.

Anna Llebaria

No Comments

Leave a reply

19 − 14 =